Foro Moril

Fecha: 11.11.2015

Autor: Paraolimpico

Asunto: Re: Crónicas de vuelta....

jjjjjjjjj.....como si hubiese estado allí..... me alegro tu vuelta....!!!!!!

Fecha: 29.12.2014

Autor: el baron

Asunto: para playmobil

viendo ayer tu estampa corriendo, mi consejo es que en tu fondo de armario nunca te falte una minifalda, te hace mas alto

Fecha: 26.12.2014

Autor: UNIPUBLIC

Asunto: Petición autorización

Un saludo de Unipublic a todo el club admoromerida y darles la enhorabuena por su trayectoria como club ciclista amateur durante tanto tiempo.
El motivo de ponernos en contacto con ustedes, es que en la campaña publicitaria de la “70 Edición Vuelta Ciclista a España” queremos que el ciclismo aficionado tenga una notable notoriedad, Hemos estado visitando paginas de diversos clubes, y nos ha sorprendido gratamente la originalidad de algunos clubes, entre ellos un video que tienen de una salida con tomas aéreas.
Queremos solicitar vuestro permiso para poder incluir algunas de estas imágenes en la campaña, aun no sabemos si se incluirán o no, todo depende si los montadores lo creen oportuno,
pero nos parecen buenas.
Adjunto correo para que si estáis interesados en ello poneros en contacto e ir concretando.
Medios@unipublic.es

Fecha: 16.12.2014

Autor: Paraolímpico

Asunto: Licencias 2015

Buenos días Señores,

os he mandado un email, para que me digáis que tipo de licencia federativa queréis para este 2015. Espero vuestras contestaciones cuanto antes para empezar a tramitarlas y tenerlas en enero.

un saludo.

Fecha: 02.12.2014

Autor: Paraolímpico

Asunto: Comnidad Navidad 2014

Buenas tardes,

pasar por la zona privada para ver temas de la comida.

Fecha: 26.11.2014

Autor: VAN GOGH

Asunto: 23-11-2014 Crónicas Clementinas

23-11-2014 Crónicas clementinas. Buena entrada en la monumental del puente con once moros y una morisca en el cartel, desafiantes de las previsiones meteorológicas que, visto lo visto, confirmaron después que este fin de semana estaba de guardia el becario. Retraso habitual, en esta ocasión provocado por el Capitán Gancho que el día anterior estuvo practicando el trote cochinero. El Paralímpico vocea la ruta, mientras Carlitos Kona y el que suscribe comentan aspectos más prosaicos de la noche del viernes. Conducta desleal ésta que nos afea el sr. Presidente. En fin, calle Almendralejo arriba comenzamos la tarea dominical con los habituales problemas daltónicos moriles en los cruces semafóricos. Abandonamos las eméritas por la Huerta de los Soldados y así, sin vaselina ni nada, enfilamos el cuestón camino de la autovía. Casi coronando vemos a lo lejos al sr. Presidente federativo y es ahí cuando sacamos a relucir los conocimientos adquiridos en el master de cabreros y le obsequiamos con una bonita colección de berridos varios que le invitan a unirse a la disciplina del grupo. Cruzamos por debajo de la autovía y enfilamos la pista hacia Mirandilla. Parte del personal no las quiere ni machás y se va quedando mientras que Pantani, Kona y Cano Pesca, con trantán cansino van poniendo tierra de por medio (mucha). El caso es que cuando llegamos a los Canchales, la ruta cambia la dirección habitual y el trío de cabeza no da señales de vida. Continuamos intentando adivinar sus rodadas en el barro, pero va a ser que no. Ando delante en compañía del Sr. Cid hasta que cruzamos un arroyo y paramos para reagruparnos. El arrojador de piedras se resigna a su suerte, deja su jumento en el suelo y dedica sus atenciones a un piedro de tales dimensiones que no se inmuta ante su invitación a moverse. Desiste y carga con otros más asequibles. Se embosca tras unas cañas y le hace más ameno el paso del arroyo al Paralímpico y a la Morisca que, en plena carrera armamentística se provee también de material lítico. Sin heridos de consideración seguimos después de contactar telefónicamente con los extraviados dándoles nuestras coordenadas. Es reconfortante escuchar de nuevo el raca-raca del Hombre-Fuego sobre cualquier asunto. Da igual. Entiende de tó. El Benemérito va de estreno, más guapo que en un San Luis de palo, pero se le ha ido la mano con la ropa de invierno mora y va sudando lo suyo cuando empezamos a subir el olivar camino de la Zapatera. Bajada rápida por la pista y doblamos a la izquierda para llegar a una cancela que sufre los envites del Sr. Cid. Una vez abierta, la morisca, que ha demostrado ser una más que aventajada alumna en las artes del cabroneo, ejerce de malvada cuatrera y roba la abandonada montura del Sr. Cid que se ve obligado a poner en marcha sus nalgas meonas para recuperar el jumento. Subida y bajada con bastante barro que nos conduce a nueva cancela con oloroso charco. Demostramos ser unos caballeros y dejamos a Azu que abra la valla y continuamos subiendo hacia los pinos. Le han pasado la maquinita al camino y lo han dejado un tanto desangelado. Llegamos al bosque encantado y seguimos camino de la Casa de la Vieja. Un poco antes, el trío de desaparecidos se reintegra al rebaño moril. A la izquierda, y a sufrir. Efectivamente, la subida del somier pone las cosas en su sitio y los pulsómetros disparaos. Llegamos a la base del Meteorito donde sacamos los manteles para la habitual bacanal de barritas, dátiles e higos. Seguimos subiendo al Alto Terrero. Azu pincha y el Niño de las Letras aprovecha pa probar jumentos ajenos. ¿Qué tendrá eso de probar monturas de otros que nos pone tanto?....Coronamos y bajamos por el Animal, donde nos jugamos el bigote y nos hacemos caquita con unas roderas del quince. Reagrupamiento en Cuatro Caños y directos a la villa piconera. Ritmo de hipervarillaje que descuelga a alguno que otro y nos lleva al camino de los barros. Algunas unidades recurren a la carretera, que es cosa más fina. En el cruce de la Casa de Campo se produce un motín por lo avanzado de la hora. El Capitán Gancho y el Presidente Federativo deciden que ya han tenido bastante y se las piran. El lejía se acuerda que tiene que pillar tomillo pa las aceitunas, se va también a la recolecta y el resto, que hacemos un amago, somos reconducidos por el Paralímpico por la ruta propuesta camino de la Charca. Mucho barro y mucha agua y llegamos al embalse. De allí, ya decidimos que el carril bici es lo suyo, así que, nos empleamos a fondo. Llegados a la cuestita, las malas bestias se dan un festín. Me lo tomo con calma. El Paralímpico y la morisca se dejan caer para darle los últimos sacramentos al Benemérito que viene penando hace rato. Llegamos al cruce, reagrupamiento, despedidas varias y camino ancá Carmina. Atravesamos el parque del Albarregas y allí hay de tó como en botica: unos gachós vestidos de gladiadores arrimándose hostias como si no hubiera mañana, un grupo de guays con sus mascotas caninas enseñándoles trucos de cocina y windows a nivel usuario.....en fin, vivir para ver. Un poco más adelante, se nos aparece el Loquero disfrazado de moro y montando en bici. Informado sobre nuestro destino, no duda en acompañarnos. Llegados a palacio, banquete nupcial por todo lo alto. A la mesa, moros carreristas, el Zuri que viene de misa con el muchacho y algunos moros idos y ya venidos. Un poco más tarde, aparece la asociación de veteranos moros. El caso es que, unos por otros y al final......ciento tres euros en cerveza. Y les aseguro a ustedes que no ha subido el precio del líquido elemento........

Fecha: 26.11.2014

Autor: el niño las letras

Asunto: Re: 23-11-2014 Crónicas Clementinas

Me descubro ante tan tamaño relato.Impresionante

Fecha: 26.11.2014

Autor: El Capitan Gancho

Asunto: Re: 23-11-2014 Crónicas Clementinas

Si sigues así en pocos años el premio Cervantes, por el nivel literario y tu avanzada edad claro.

Fecha: 06.11.2014

Autor: VAN GOGH

Asunto: 02-11-2014 Crónicas de la Perrina

02-11-2014 CRÓNICAS DE LA PERRINA. Definitivamente, la morada anda de capa caída. No está siendo 2014 un buen año precisamente y ni siquiera los cantos de sirena del evento posterior habían conseguido alentar la participación. Ocho moros y una mora constituían la escasa parroquia del domingo cuando se dió la salida desde el puente. Estaba claro que con las expectativas del evento otoñal, la ruta había de ser una pachanga en toda regla para tranquilidad del Máquina que ha vuelto al redil tras “obligada” pausa igual de afilado y aplicadito que siempre, así que el Capitán Gancho, que venía de ser testigo privilegiado de una defecatio viaria, nos condujo calle Almendralejo arriba. Como somos gente de principios, guardamos un minuto de silencio en la puerta del Pajares en señal de arrepentimiento por no pararnos luego. La cosa va tranquila por la pista del Psiquiátrico, tanto que nos alcanza el Cano-Pesca (esto empieza a ser una costumbre) que ha debido tener sus más y sus menos con las sábanas pegás después de la exaltación del espíritu moro de la noche anterior. En fin, se va animando la cosa y llegamos a Trujillanos por el túnel bajo la autovía que atravesamos removiendo un agüita que jiede más que los corrales del matadero. Ya en el poblado, nos tienta el puesto de churros, pero superamos la prueba acordándonos de nuestros tipitos y continuamos con dirección al cordel para llegar a la curiosa parcela esa donde han injertado higueras con lavadoras. En animada discusión en torno a las expectativas electorales del coletas, llegamos al alto para coger camino a la derecha cuando, de repente, hace acto de presencia un lugareño acompañado de la inevitable perrina. El bicho no recela en absoluto de nosotros hasta que el Cano decide entablar conversación con ella. Es tal el volumen desplegado en el berrío intimidador, que el can (la Yeli pa los conocidos...), emprende huida desesperada hacia nuestra izquierda sin percatarse que Pantani transita por allí ignorante de su tragedia. Luego, la sucesión de los hechos es la habitual.....rueda de Pantani en cuello de perro, frenazo seco, arrastre de cuello de perro por el suelo, hostia del quince de nuestro protagonista, y huida del bicho. El ínclito lugareño se acerca a mostrarnos sus condolencias por tamaña desgracia mientras declara que lo que hace falta es arrimarle a la perrina dos buenas hostias pa que no vuelva a las andadas. Entre tanto Pantani, que ha roto el casco, le lanza al Cano, que pone cara de “yonohesio”, improperios y rayos envenenaos. Impactao el Cano por la actitud del caído y sacudío el polvo de las ropas de la víctima de la Yeli, continuamos camino evitando los olivares donde se oyen tiros de todos los colores. Alcanzamos el sendero de subida a los Pinos y bajamos entre jaras para de nuevo ascender hasta el cortafuegos de la Camella. No estamos perrunilleros y lo dejamos para continuar ascendiendo por Sierra Bermeja hasta el Meteorito. En plena subida, el Maquina rompe la cadena. Se ve que ha perdío práctica en cuanto a lubricación. Algunos locos suben el bicho y otros, con más juicio y menos ganas, nos desviamos a la derecha. En la base, nos despachamos unas barritas y unos higos antes de emprender la bajada a la izquierda. Pista arreglada que invita a coger velocidad. Para darle un poquillo de emoción al día, perros que se cruzan y escopetas saliendo de entre las jaras. Pantani, que está dispuesto a dar la nota hoy, pincha y paramos para solucionar el asunto, mientras empiezan a caernos unos goterones mu salaos. Ya saben ustedes, al contacto con el agua, aunque sea llovida, el Sr. Cid se transforma en el monstruo que lleva dentro y decide cambiar algunas piedras de sitio. Convenientemente a refugio de sus envíos pétreos terminamos de arreglar lo de Pantani y seguimos descendiendo hasta Mirandilla a ritmo de varillaje, que se nos va haciendo tarde. Llegamos a los barros, secos para la ocasión, para desembocar en la Agüina. De nuevo el Máquina, que prescinde de lubricación y luego pasa lo que pasa, rompe la cadena. Parada reparadora, comentarios hirientes y p´arriba . Cima y descenso hasta el puente de la autovía donde nos reagrupamos para alcanzar juntos la imperial urbe, mientras nos citamos después de aseaítos en “Chez Pincho” para deglutir unas sabrosas viandas y doblarnos unas cervecillas. Ya limpitos, fiestón otoñal al que se han unido convenientemente moros carreristas, moros en excedencia y moros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. El Mula-Arguiñano se está aplicando con un arroz con setas y los afamados mejillones XXL del Cano van cogiendo color en la olla, para regocijo del personal al que le evoca otras anatomías más placenteras. Como si no hubiera mañana, el pelotón moro engulle las viandas y liba toda clase de líquidos, espirituosos o no, incluido el café pa disimular. El Negociador, cajita de sorpresas, nos muestra su faceta luthier, y aporta al evento un cajón flamenco que hace las delicias del Play-Mobil. Se encarama al artefacto y se emplea con tal ímpetu en la percusión que al día siguiente luce un bonito “amatoma sesuarrr”. Lo avanzado de la hora aconseja ya retirarnos a nuestros aposentos, una vez cumplida con la tradición otoñal y dejando el pabellón bien alto.....que valemos lo mismo pa un roto que pa un descosío. Viva la morería, ......que diría mi primo el Cano por wasap a las dos de la mañana.

Fecha: 23.10.2014

Autor: MUli muli

Asunto: gracias simplemente

Gracias Vicente por recordar (narrar) tan buenos momentos, cuando nos pasemos a las motos de trial lo recordaremos con nostalgia.
Viva Abrarakúrcix (El Bardo).

<< 1 | 2 | 3 | 4 | 5 >>

Nuevo comentario